TICKETS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

Conocer las ruinas

La vida cotidiana en Pompeya

Habitantes de la vieja Pompeya

La vida cotidiana en Pompeya

¿Cómo era la vida real de los habitantes de Pompeya en los tiempos de la erupción? ¿Era tan diferente a nuestra vida actual? Veremos que no. En esta sección abordaremos algunos aspectos de la vida de los pompeyanos, basados en investigaciones recientes y en el trabajo forense sobre los restos humanos hallados en la mítica ciudad bajo el Vesubio. Seguro que lo que te vamos a describir te llamará la atención.


La vida de los niños

Los niños de Pompeya tenían un enemigo principal: las enfermedades, y más en un tiempo en el que no existían vacunas ni casi medicinas. La mitad de los niños no superaban la edad de 10 años y caían básicamente por enfermedades infecciosas. Lógicamente, la vida de los niños dependía del status de su familia y los más desfavorecidos tenían que trabajar desde muy pequeños para el sustento familiar. En aquellos tiempos no existía el concepto actual de infancia feliz y el trabajo y los matrimonios tempranos eran la norma, lo cual también causaba elevada mortandad a las primerizas parturientas, que podían contar con apenas 14 o 15 años.

Los niños de familias acomodadas contaban con tutores privados mientras que las clases bajas a duras penas recibían una formación básica en lectura y matemáticas. El ocio era muy sencillo y se basaba en imitar las actividades de los mayores: la caza, la lucha, los juegos con ruedas etc. Se han encontrado muy pocos ejemplos de juguetes. La principal actividad de las niñas, sobre todo en clases pudientes era la costura.


El sexo estaba muy presente en la sociedad

Son célebres los frescos de contenido erótico de Pompeya, lo que confirma el hecho de que era una sociedad erotizada que buscaba una salida a los devaneos de la vida diaria en los placeres sexuales, que decoraban las estancias de casas de citas y baños, a modo de Kamasutra romano.

Era una sociedad muy falocénrica. Hay cientos de ejemplos de objetos y señales en la calle con forma de pene erecto. Se ha pensado que estas señales indicaban la presencia cercana de un burdel, aunque en muchos casos no era así y se interpreta como el culto a la virilidad y a la masculinidad, que se manifestaba en lugares públicos y en objetos de la vida cotidiana.

Erotismo y prostitución en Pompeya

Erotismo y prostitución en Pompeya


Una dieta equilibrada

La gente de Pompeya comía bien. Un depósito de excrementos hallado en la cercana Herculano ha permitido analizar la dieta de los habitantes de esta región, con resultados llamativos: tanto las clases altas como las más populares tenían acceso a buenos alimentos, principalmente olivas, pan, huevos, queso y preparados como el garum, una salsa muy popular en Roma hecha a base de pescado fermentado. Se han encontrado también restos de banquetes con huesos de animales exóticos y el concepto de bar o restaurante de cocina rápida ya existía entonces, muy unido a las clases bajas.

La buena dieta llevaba consigo aparejada una cierta buena salud general, manifestada por ejemplo en los dientes, cuyos restos encontrados ofrecen datos muy positivos.


No había redes sociales pero sí grafitti

Pompeya está plagada de inscripciones en la pared, desde mensajes políticos hasta frases de amor, pasando por declaraciones banales encontradas en los aseos públicos del tipo «Cayo Pompeyo pasó por aquí». Las profusión de mensajes en las paredes demuestra unas ansias de comunicación de la población local que hoy todavía sorprende a los arqueólogos y que los visitantes actuales pueden comprobar.

Ver reportaje sobre los grafitti de Pompeya.

Los Graffiti de Pompeya y Herculano


Amuletos y creencias

En el verano de 2019 se halló un interesante descubrimiento dentro de una caja en una Villa llamada Casa del Jardín, en la Zona 5 de Pompeya. Se trata de objetos que conformaban el ajuar femenino y cuyo objetivo era invocar a la fortuna, a la fertilidad y a la protección contra la mala suerte, con iconografías vinculadas a ese mundo, como los falos, la espiga, el puño cerrado, la calavera, los escarabajos o de la deidad griega Harpócrates. Se trata de una bella colección de pequeños objetos coloristas y variopintos que se pueden ver en la Palestra Grande de Pompeya, junto al anfiteatro.

Oplontis

Oplontis


¿Quiéres ver estas atracciones con una entrada rápida prioritaria? Reserva tickets sin colas en Pompeya.

¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 4.5 / 5. Votos recibidos: 2

Related posts
Conocer las ruinas

Visión general de Pompeya, su papel en su tiempo e interés actual

Conocer las ruinas

Erupción del Vesubio y el cataclismo de Pompeya

Conocer las ruinas

Las termas de Pompeya

Conocer las ruinas

Los restos humanos fosilizados de Pompeya, curiosidades y dónde verlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *