El Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

Conocer las ruinas 0 53
archenaz

Las piezas más importantes de las excavaciones en Pompeya, Herculano y otros lugares sepultados por el Vesubio se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, una visita imprescindible para los amantes del arte romano. Es recomendable, por tanto, visitar el museo tras haber estado ya en Pompeya y Herculano, para conocer previamente el contexto en el que aparecieron las distintas piezas expuestas.

Colecciones

La colección cuenta, además, con la colección Farnesio, procedente de Roma y otros lugares arqueológicos. Esto se debe a que el museo nació de la mano del monarca Carlos III, que heredó de su madre, Isabel Farnesio, una excepcional colección a la que se le fueron sumando las piezas procedentes de Pompeya y Herculano, una vez se iniciaron las excavaciones. Tras haber estado en distintas sedes, la colección unificada se trasladó al Palacio de los Estudios Reales, donde fue inaugurada ya como Museo Arqueológico en 1816.

La colección Farnesio incluye conjuntos escultóricos de gran renombre como el Hércules Farnesio o el Toro Farnesio, que representa el episodio mitológico de Dirce. Ambos proceden de las Termas de Caracalla en Roma. Otras esculturas nos remiten de la misma manera al mundo de la mitología, como el episodio del rapto de Ganímedes por parte de Júpiter, metamorfoseado en águila, o la representación de la Artemisa Efesia, una peculiar advocación de la diosa de la caza, la Diana romana, a la que se le rendía culto en la ciudad de Efeso. Otras divinidades presentes son Minerva, Júpiter, Apolo o Isis. De imprescindible visita es la copia romana del grupo escultórico de Los Tiranicidas, escultura griega de época clásica que reflejaba un episodio histórico de gran importancia de la ciudad de Atenas.

Es extraordinaria la colección de retratos de emperadores romanos que nos permite hacer un completísimo recorrido en el tiempo identificando a gran parte de los mandatarios, principalmente los de las dinastías Julio-Claudia, Flavia y Antonina.

Estatuas originales

También podemos reconocer algunas estatuas originales procedentes de los yacimientos sepultados, como el retrato de Eumaquia, encontrado en el edificio del mismo nombre, o la escultura ecuestre de M. Nonius Balbus, procedente del área pública de la ciudad de Herculano. No podemos dejar de ver el conjunto escultórico de la Villa de los Papiros, también en Herculano. El conjunto abarca casi 100 estatuas de mármol y bronce, con copias de originales griegos muy famosos, que incluyen un repertorio de retratos de personajes históricos como escritores, filósofos o reyes orientales. Es magnífico el conjunto de las Danaides, mujeres que, según la mitología antigua, estaban condenadas a verter eternamente agua en un ánfora que nunca se llenaba. De ahí, sus brazos levantados y extrañas posturas.

También podemos destacar la pareja de atletas, prestos a iniciar su carrera.

Frescos y mosaicos

Algunas de las colecciones más significativas procedentes de las ciudades sepultadas por el Vesubio son los frescos y mosaicos que se trasladaron de su lugar de origen a Nápoles. Entre los frescos, el retrato de Terencio Neo y su esposa nos muestra a dos personajes que han decidido representarse como gente culta, ya que él agarra un rollo de papiro y ella sujeta una tablilla de cera, método habitual de escritura en la época antigua. El llamado fresco de Safo también nos remite al mundo de la literatura con una joven que se acerca un cálamo a los labios, con un gesto muy similar al de la esposa de Terencio, y presenta un original tocado con el pelo recogido con una red de oro. Los emblemas procedentes de las mansiones de lujo recogen todo tipo de temas mitológicos, muchos de ellos episodios de la Iliada de Homero.

Entre los mosaicos, la pieza estrella es el de la Batalla de Issos, procedente de la Casa del Fauno en Pompeya, en el que se nos muestra el enfrentamiento entre Alejandro Magno y el rey persa Darío III. De gran calidad es también el Mosaico de Dioscórides, excavado en la Villa de Cicerón, también en Pompeya, con una representación de alegres músicos ambulantes.

Además de las obras de arte, el museo ofrece una increíble colección con objetos que nos remiten a la vida cotidiana como recipientes de vidrio, cerámica, vajillas de plata, joyería, monedas o la colección de cascos y armas de gladiadores.

El Gabinete secreto

No podemos dejar de mencionar el famoso Gabinete Secreto, en el que se fueron guardando  todas las piezas de contenido erótico halladas en Pompeya y otros yacimientos de la Campania. El Gabinete ha permanecido la mayor parte del tiempo cerrado al público, que se habría escandalizado antes las escenas explícitamente sexuales. Hoy en día, al igual que otras salas del museo, permanece abierto o cerrado al público según la organización y disposición del personal del museo.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Valoración del Editor

  • valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Reserva hotel cercano

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Experiencias en Nápoles

Enlaces recomendados